Pollo y Cerdo: Las carnes favoritas de los peruanos

San Fernando

Los platos elaborados en base a estas carnes son ricos en proteínas y son infaltables en la mayoría de hogares.

Los  más pedidos

Las carnes de cerdo y de pollo son los alimentos preferidos por la gran mayoría de peruanos. Están presentes en las mesas de muchas familias y destacan por ser los productos estrella en diversas celebraciones. El cerdo posee proteínas de alta calidad y se recomienda comerlo sancochado para no incrementar los niveles de grasa en el cuerpo.

En el caso del pollo este puede ser consumido, por las personas que no presentan ninguna patología, de 2 a 3 veces por semana. Los nutricionistas recomiendan prepararlo a la plancha, al vapor o en guiso. A quienes sufren de gastritis crónica, por ejemplo, ingerirlos de esta manera no les produce un gran dolor debido a que el pollo no contiene mayor acidez.

Ricos en proteínas

“Como son alimentos de origen animal tienen una fuente rica de proteínas que se va a asimilar mejor en el organismo porque cumplen con todos los aminoácidos necesarios para el cuerpo. En el caso de la carne de cerdo es recomendable consumirla sancochada porque a más de 200 grados se incrementan las cantidades de grasa. Por otro lado, el pollo tiene menor cantidad de grasa si se come la parte de la pechuga”, nos explica la nutricionista Ximena Nakamine Pérez.

En ese sentido, San Fernando, de las marcas más conocidas por los peruanos, tiene en el mercado productos como el bife de lomo de cerdo y el pollo brasa. El primero se caracteriza por conservar un alto valor proteico y es bajo en grasa, mientras que el segundo es el ideal en estos tiempos de pandemia por si se quiere cocinar un rico pollo a la brasa sin salir de casa. En el exterior de su empaque podrás encontrar un código QR que te direccionará a una página donde se muestran las diversas formas de preparar este producto.

Tenemos mucho para ti y tu negocio ¡Descubre nuestros catálogos digitales y encuentra las Makrofertas que te ayudarán a seguir ahorrando de verdad!

¡Llévame al catálogo!