Manejo higiénico de alimentos: 4 acciones para implementarlo en tu bodega

Makro

¿Tienes una bodega o mini market y te preocupa no tener un manejo higiénico de los alimentos? ¡No te preocupes! Existen una serie de acciones que puedes llevar a cabo para asegurarte de que todos tus alimentos no solo estén en excelentes condiciones sino  que también sean 100% seguros para tus compradores.

La contaminación de alimentos es quizás una de las mayores preocupaciones de la industria en la actualidad y ¡no es para menos! Teniendo en cuenta que continuamos atravesando una pandemia mundial es importantísimo contar con un protocolo de manejo de alimentos que garantice la inocuidad de los productos que ofreces. 

Además, si bien debes mantener las condiciones del local óptimas para respetar los protocolos y normas vigentes, un ambiente notoriamente limpio y ordenado es la mejor forma de brindar una experiencia que provoque a los clientes regresar para hacer una nueva compra.

Lo primero que debes evitar en tu bodega es la contaminación cruzada, que se produce cuando un alimento entra en contacto con una sustancia externa que puede atentar contra la salud. Este tipo de contaminación puede darse de distintas maneras: sustancias en el ambiente, el contacto con las superficies de tu negocio o puede que vengan contaminadas desde su origen.

 

Manejo higiénico de alimentos 2

 

¿Cómo se puede evitar la contaminación de alimentos?

El Ministerio de Salud, a través de la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) le exige a todos los administradores, vendedores y dueños de bodegas mantener buenas prácticas de un manejo higiénico de alimentos, higiene personal y programas de limpieza, desinfección y control con el fin de evitar cualquier tipo de contaminación en productos comestibles. 

Según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 600 millones de personas en el mundo se enferman por consumir alimentos contaminados cada año, de los cuales fallecen 420 mil. Entonces, ¿qué medidas podemos tomar como manipuladores de alimentos para evitar la contaminación? Estos son algunos de las acciones que puedes realizar: 

 

1.  ¡La limpieza es clave!


Un manejo higiénico de alimentos requiere de una limpieza constante. Asegúrate que tu local se encuentre al día con las fumigaciones y desinfecciones correspondientes, de esta forma te asegurarás de eliminar cualquier posible fuente de contaminación en el ambiente. Lo siguiente que debes hacer es contar con los envases adecuados para el almacenamiento de tu mercadería y separar los alimentos que necesitan refrigerarse de los que no. 

No solo debes cuidar la limpieza de tu local, sino que tanto tú como tu equipo de trabajadores también deben cuidar su higiene. Procura que todos se laven las manos con jabón cada cierto tiempo, manipulen con cuidado los alimentos y se aseguren que las congeladoras funcionen correctamente. 

Del mismo modo, uno de los problemas más frecuentes en mantener la limpieza de tu local es el polvo que se almacena en los estantes, repisas y vitrinas, que muchas veces afecta a los productos. Como parte de las rondas de limpieza programadas sobre el área de producto, debes tener en cuenta la limpieza del polvo que reposa sobre todas las superficies. ¡El cliente debe encontrar todo en perfectas condiciones para asegurarnos que regrese a comprar otra vez!

2. Cuida tu salud


La limpieza no es lo único importante, cuidar tu salud también es fundamental. Si tú o algún miembro de tu equipo presenta síntomas de cualquier tipo, lo mejor que puedes hacer es tomar un descanso médico y evitar estar en contacto con los productos que ofreces. Recuerda además que el COVID-19 continúa siendo una realidad, así que debes tener especial cuidado con esta enfermedad. 

Usar doble mascarilla, protectores faciales, el control de temperatura e incluso guantes descartables (que cambies cada cierto tiempo) te permitirán reducir al máximo cualquier posibilidad de contaminación. Estos requisitos deben ser obligatorios dentro de tu protocolo de manejo higiénico de alimentos. Les brindarás mayor confianza a tus clientes y también te protegerás a ti mismo.

Manejo higiénico de alimentos 1

 

3. Escoge a tus proveedores con cuidado


Este paso es quizás uno de los más importantes. Cuando escoges un proveedor de confianza no solo te aseguras de que tus productos lleguen libres de contaminación sino que también sean de buena calidad y estén en perfecto estado. Recuerda que si tus alimentos no se ven bien es poco probable que puedas venderlos. 

¿Cómo escoger al proveedor adecuado? En primer lugar asegúrate que cuente con una infraestructura adecuada capaz de mantener en perfectas condiciones todos los alimentos; en segundo lugar, que tenga una amplia variedad de productos en un mismo lugar; y tercero y más importante que te ofrezca garantía por tus compras.

 

4. Controla las fechas de vencimiento


Cuando trabajas con alimentos, debes asegurarte de tener un control bastante estricto de las fechas de vencimiento de todos tus productos. Si encuentras frutas o verduras en mal estado procura desecharlas inmediatamente para evitar que contaminen el resto, puedes también poner en oferta los productos envasados próximos a vencer o comprar menos cantidades de aquellos que sabes que tienen menor rotación. 

Recuerda que puedes conocer algunas recomendaciones de cómo manejar el inventario de tu bodega para así ahorrar tiempo y dinero en tu negocio en este enlace.

Sin embargo, tener productos pasados en exhibición no es negociable y puede afectar considerablemente la confianza de tus clientes. Si cuidas el orden, la limpieza y la apariencia de tu bodega, al mismo tiempo que te aseguras de contar siempre con los mejores productos del mercado, tus ventas aumentarán. 

Por otro lado, la organización de los productos en las zonas de tu bodega es vital para que los productos tengan la visibilidad que necesitas, estén relacionados a otros productos de la misma categoría y generen la sensación al espectador de que existe un coherencia en cómo están dispuestos en tu establecimiento.

Es comprensible que esto pueda variar según el espacio con el que cuentes en tu local y si tienes áreas de exhibición al alcance de los compradores (como pasadizos de anaqueles). La regla básica es mantener la relación los productos que comparten los mismos espacios y no colocar otros que no deben estar juntos (como frutas y productos de limpieza cerca). 

 

Si sigues estos 4 consejos, tendrás un manejo higiénico y apropiado de alimentos, te asegurarás de prevenir cualquier tipo de contaminación y podrás ofrecer los mejores productos. Visitar la página del Minsa y mantenerte al día con sus requisitos también te ayudarán a tener un espacio limpio. ¡Tanto tú como tus clientes se sentirán seguros y libres de cualquier enfermedad!