Caso de éxito: bodeguero que sobrevivió a la pandemia hoy nos comparte sus buenas prácticas

Makro

Los tiempos de pandemia siguen siendo difíciles para todos. Los pequeños empresarios como los dueños de bodegas de barrio, han pasado momentos de penumbra frente a una economía que hace malabares para seguir a flote. El COVID-19 llegó generando diferentes tropiezos en las diferentes industrias; sin embargo, hoy te vamos a contar la historia de Walter Castañeda, uno de los miles de bodegueros que sobrevivieron a la pandemia pese a todo pronóstico.

 

delivery en pandemia

Los retos de una bodega en pandemia

 

Desde 2018, Walter es dueño de dos comercios de alimentos, “Camila” y “Alessandro” nombres atribuidos en honor a sus dos hijos. Aunque hubo mucha incertidumbre durante el confinamiento que establecieron las autoridades al principio, nunca se le pasó por la cabeza la posibilidad de cerrar sus tiendas. Aún cuando Walter tenía personal a su cargo, pudo arreglárselas para mantener a su equipo trabajando y seguir adelante.

 

Cuando empezó la cuarentena, adaptarse a nuevos horarios fue un gran reto para Walter y su negocio. Él, acostumbrado a abrir sus puertas desde las 6:00 a.m. hasta las 12:30 a.m. todos los días de la semana, ahora debía trabajar solo hasta las 6:00 p.m. y los domingos permanecer cerrados. Además, la competencia se puso cada vez más fuerte.

 

Cuando empezó la pandemia éramos cinco bodegas y ahorita hay un promedio de 15 bodegas. Además, el tema del delivery se hizo muy fuerte”, sostiene Walter.

 

Su declaración demuestra que el negocio del comercio de alimentos se ha expandido de una manera enorme en el último año y eso nuestro bodeguero lo reconoce.

 

Cuando hablamos con él sobre uno de sus más grandes miedos, nos comentó que tiene que ver con el temor a enfermarse de coronavirus. Tengo seis personas que trabajan en distintos horarios y yo soy quien sale a hacer las compras, y siempre hay el temor del contagio”, pero como él mismo nos cuenta, siempre está tomando las medidas necesarias  para seguir librándose del COVID-19.

 

estrategia de ventas en pandemia

Estrategias de venta de una bodega en pandemia

 

“La tienda siempre está surtida, vendo de todo. Tengo clientes que me hacen los pedidos con anticipación y lo que no hay en la tienda, yo se los consigo”, cuenta Walter. Además, siguiendo la línea de las nuevas necesidades del consumidor en época de pandemia, ha implementado el servicio de delivery sin costo adicional.

 

Las promociones por WhatsApp, el envío de las listas con los precios actualizados, precios especiales, son algunas de las acciones estratégicas que se han empezado a desarrollar en su negocio. “Hemos creado grupos de WhatsApp donde yo tengo 200 contactos por grupo, en total son aproximadamente 800 personas a las que siempre les estoy mandando las promociones en la mañana, tarde y noche”.

 

alimentos al por mayor

Makro el mejor aliado para abastecer a las bodegas peruanas

 

Desde su experiencia, Walter cuenta que siempre tuvo a alguien de Makro a su costado para el asesoramiento. “Makro siempre me dio todo su apoyo. Durante la pandemia y hasta ahora, siempre me están mandando las ofertas”.

 

Sobre el tema de los precios, un aspecto muy importante para los comerciantes especialmente en esta época, el bodeguero afirma que “la mayoría de los precios se mantuvieron en Makro, y eso me ayudó a que yo no subiera el precio de mis productos. Nunca he especulado con los precios, nunca he tratado de aprovecharme de la pandemia y eso valoran los clientes. Siempre les doy precios justos, tal y como Makro lo hace con nosotros”.

 

protocolos bioseguros tienda

 

Protocolos de bioseguridad en las bodegas

 

Walter se toma muy en serio lo importante que es mantener una buena limpieza del negocio, cumpliendo todos los protocolos para tranquilidad y seguridad de sus clientes.

 

Todo el personal usa mascarilla y guantes y siempre se le echa alcohol a los productos. Todo se entrega embolsado y los clientes lo aprecian. Todo siempre limpio y ordenado, los clientes están seguros de comprar acá”.

 

Para este 2021 Walter tiene pensado hacer un cambio importante en cuanto a la atención al cliente. Él desea que ahora sus clientes se sientan como si estuvieran yendo al supermercado cuando asistan a su minimarket. “Alguien que se encargue de atender, otro de cobrar y así, para que sea más ordenado”.

 

También quiere incursionar en el mundo de lo audiovisual para atraer a más clientes, hacer videos promocionales y así estar a la vanguardia. “Si bien es cierto es una tienda chica, quiero que tenga todas las facilidades de un supermercado”.

 

Por último, y no menos importante, Walter nos brinda unos consejos o recomendaciones para otros bodegueros. “Mi mayor consejo es que no especulen con los precios, no hay que aprovecharnos de la pandemia”.

 

Importante también mantener siempre vigentes todos los protocolos de bioseguridad y así mantener limpia la tienda y los productos. Además, un buen tip es tener polos que los identifiquen con el negocio y siempre brindar una excelente atención.

 

Esta ha sido solo la historia de Walter sobre los bodegueros que sobrevivieron a la pandemia, pero como él hay muchos quienes día a día luchan por sacar su negocio adelante. Implementando nuevas estrategias de venta, estando a la altura de las necesidades de sus clientes para no cerrar sus puertas y abasteciéndose con los mejores productos al por mayor. 

 

¿Quieres conocer más sobre el desarrollo de las bodegas en el Perú y cómo mantenerte vigente en estos tiempos de pandemia? Inscríbete en Aula Makro y no te pierdas el mejor contenido de calidad.